Es importante disponer de un buen antivirus, pero muchas veces descuidamos el firewall, que es la puerta entre Internet y nuestros equipos domésticos, y eso, no puede ser… Os recomendamos que utilicéis algún escáner de puertos, como puede ser por ejemplo, ShieldUP! ó NMAP-Online (esta última nos permite hacer incluso un escaner a un equipo remoto 😉 ), para realizar un análisis en profundidad de las vulnerabilidad de nuestra red hacia el exterior, ya que estas, son las que personas o software malintencionado pueden utilizar en contra nuestra y acceder a nuestros archivos más preciados.

Algunos dirán, que su router hace tal labor, y les digo que sí, al 90%,  ya que por defecto, suelen venir de fábrica con los puertos cerrados, pero no ¡todos!, ya que existen puertos como los del eMuLe (genéricos tales como el 4661,4662…) que son necesarios su apertura, para su correcto funcionamiento, así como otro tipo de aplicaciones que requieren de la apertura de algún puerto, con lo que algunos modelos de router ya traen implementados en su tabla de NAT, evitando así, que el usuario final, toquetee en el interior del router y produzca fallos en el mismo …

(((( De hecho, lo han simplificado tanto, que la apertura de los puertos del eMuLe en la actualidad, son redirigidos al primer equipo que se conecte al DHCP de la red, con lo que así, si tienes un equipo en la red doméstica tu eMule irá que se las pela, pero como dispongas de varios, algunas veces funcionará al 100% y otras al 2%,))))

Pero… ¿y si no quiero utilizar los genéricos, y si, algún listillo, ha creado algún tipo de exploit que vulnere la seguridad de mi equipo por la utilización de estos puertos? Pues harías bien en cambiar el número de puerto, por otro diferente, siempre y cuando sea entre los puertos 1024-65536. Y luego nuestro firewall del equipo supervise esos puertos redirigidos a nuestra máquina. De esta forma, sabremos que datos pasan por esas puertas y bloquearlas o no, dependerá de nosotros.

Deja un comentario