En algunos equipos que utilizan .Net Framework, existe un proceso llamado .Net Runtime Optimization Service, que es el encargado de realizar tareas de optimización del .Net, pero en algunos casos, este proceso llega a consumir hasta el 60-80% de la CPU, algo que notaremos sin duda alguna en nuestra máquina.

Este proceso, segun Microsoft, es un ensamblador que se encarga de realizar su proceso en “baja prioridad” cuando los recursos están disponibles… pero parece que no es así… 😉

Podemos deshabilitarlo de la siguiente forma:

 Menú Inicio –> Panel de Control –> Herramientas Administrativas –> Servicios
 Localizar el servicio “.Net Optimization Service”
Click con botón derecho, y propiedades.
 Click en  “Detener” del menú desplegable y luego en Tipo de inicio, marcarlo en “Manual” o “Deshabilitado”.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.