Windows 7 posee la función de crear un disco de reparación, el cual, si nuestro Windows 7 es preinstalado, es la única solución para volver a arrancar nuestra máquina.

El proceso es simple -> Inicio –> Mantenimiento –> Crear un disco de reparación del sistema

Con esto, Windows creará un disco de arranque de emergencia con el que podremos iniciar nuestra máquina en caso de desastre.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.